Saturday, March 28, 2020

Post COVID-19: ¿qué futuro nos espera?

Estamos en un momento muy complicado en la historia de la humanidad, que está a su vez generando cambios sociales y económicos muy grandes a nivel global. Una crisis que tarde o temprano iba a llegar, de la cual ya estábamos avisados.  Algunos estábamos asustados por el impacto que podría tener la inteligencia artificial. Se nos adelantó un virus. 

Con más de mil millones de personas confinadas en sus casas, estamos viviendo el experimento más grande de la historia de "apropiación digital obligada"(ADO), lo que puede provocar un futuro "digital-first"que cambiaría muchas de las bases económicas actuales. Ya no hablamos de transformación digital. Es una realidad digital. 

ADO ya ha generado que empresas se vuelquen al comercio electrónico. Ha provocado que las empresas de logística sean aún más esenciales que antes. Ha provocado que la educación acelere su implementación de modelos digitales. Ha generado que millones de personas trabajen desde la casa. Ha provocado que millones que no utilizaban herramientas digitales para muchas actividades ahora lo hagan. Ha provocado que empresas como Zoom, Netflix, o empresas de mercado a domicilio crezcan exponencialmente. A su vez, me ha impresionado la empatía, solidaridad e impulso a la innovación y desarrollo científico que ha generado el COVID-19 (y los usos de inteligencia artificial para el bien social).

La interacción social también ha cambiado: si bien muchos estamos confinados en nuestras casas, ¿cuántos de ustedes ha hablado con alguien con quien hace mucho tiempo no tenían contacto?

Pero también genera impactos muy fuertes en la sociedad. Con la recesión ya anunciada por el Fondo Monetario Internacional, nos damos cuenta de lo difícil que es sostener un modelo económico donde muchos viven del día a día. Estamos repensando el capitalismo? Los economistas sacarán muchos libros, pensando si volver a un Estado de Bienestar o buscar un Salario Básico Universal ayudará en esa nueva coyuntura. El desempleo será un factor aún mas difícil de combatir que antes. 

Muchos padres de familia están luchando por lograr un equilibrio entre el trabajo en casa y las labores de "profesor"o 'mentor"de sus hijos (y de paso se da cuenta de la importancia del profesor). 

Aún está por saberse el impacto en salud mental del confinamiento, ni qué decir del impacto en aquellas familias donde lamentablemente las relaciones entre los miembros de la familia no son buenas (o se convive con alcohólicos, drogadictos, abusadores, o personas con enfermedades mentales) y tienen que convivir por largos periodos de tiempo. 

El contacto social hace parte del ser humano, pero en un mundo asustado por este y futuras epidemias, tal vez se tenga una nueva barrera mental al respecto.

Tendremos que prestar mucha más atención a la seguridad digital. Millones de empresas tendrán que repensar su propósito.

Creo que también es un gran llamado a los gobiernos por solucionar los sistemas de salud y a poner más atención a la telemedicina. Es un despertar a una necesidad de años, pero que no puede esperar más. 

Otro punto muy importante es el impacto de esta crisis en materia de cambio climático. Aunque debemos esperar mucha más data sobre el impacto real en el medio ambiente, este paro global de la actividad desenfrenada del ser humano pareciera tener un beneficiario: el planeta. Esperemos que la lucha contra el cambio climático sea igual de fuerte que la lucha que libramos todos por el COVID-19. 

Empresas, gobiernos y personas deben ser resilientes, tener espíritu de colaboración, pero más que 
eso, deben tener la capacidad de adaptabilidad al cambio. 

La naturaleza nos está enviando un mensaje. Deberíamos oírlo. ¿Será muy temprano para pedir más experimentos sociales relacionados con el trabajo en casa, como por ejemplo que todos los trabajadores no esenciales trabajen (al tiempo) desde la casa al menos 3 meses al año (o más)? 


P.D: gracias a todos los profesionales de la salud, a los porteros de los edificios, a los operadores de los servicios públicos, a los técnicos que nos permiten tener Internet en nuestras casas, a los que sostienen la logística en este momento convulsionado, y a todos los que tratan de dar lo mejor de si en esta coyuntura. 


No comments:

Post a Comment